miércoles, enero 18, 2006

UNA CAPITAL LLAMADA "SABIDURIA"




Quien decide viajar a uno de los Países del Este que se olvide de encontrarse con ciudades modernas al estilo occidental; son paises muy distintos, arraigados a una cultura que durante muchos años ha estado aislada del resto europeo; son pueblos que han sufrido el peso de una historia dura y dramatica, con multiples cambios e invasiones, huellas que se ven incrustadas en los corazones de sus metropolis y en los rostros de sus habitantes. Por tanto es imposible disfrutar de estos países sin conocer  las sensaciones de su increible historia, de su cultura y tradiciones, de su folklore. Si partimos de esta base, entonces descubriremos que Sofia, capital de Bulgaria, es un mundo lleno de apasionantes maravillas, porque aparentemente fria y distante, es un alma cálida con un gran corazón humano, que abre su hospitalidad a los aventureros ávidos de nuevas experiencias.

Sofía, palabra griega que significa Sabiduría, es una de las ciudades mas antiguas y la capital de Bulgaria, la ultima tierra incognita de Europa y uno de los paises mas enigmaticos del Este. Situada al pie de la montana de Vitosha y debido a su estrategica situacion entre el cruce Asia-Europa, Sofia fue habitada por diferentes naciones a lo largo de los siglos: tracios, romanos, bizantinos, eslavos, proto-bulgaros y turcos. En consecuencia, Sofia incorpora un vasto universo de testimonios arqueologicos, culturales e historicos, un inmenso legado al que hay que anadir las influencias rusas y las propias bulgaras. Por todo ello, Sofia, es una capital donde se mezclan muchos contrastes, radicales por una parte y curiosos e inquietantes por otra; es una ciudad que ha sido saqueada y devastada multitud de veces y que ahora pugna por salir de su pasado historico y reconstruir una modernidad que le fue negada por su cruento pasado.

Actualmente, Sofia es pura vitalidad efervescente, una combinacion entre urbanización antigua e incipiente construccion moderna, un solar con grandes extensiones de parques y jardines repletos de vegetación libre, sin las tipicas restricciones que impone la jardinería tradicional; es, asimismo, un impresionante centro cultural de grandes potenciales artistico-creativos, donde viven multitud de artistas de todos los ámbitos de la expresión cultural; Sofia es una sede politica cambiante, que aun tiene mucho que aprender de los países mas desarrollados; es también un núcleo de negocios con grandes posibilidades para empresas internacionales y que hierve a todo gas en busca de un lugar en el mercado mundial; una metrópolis con tesoros inimaginables, gastronomía exquisita y vinos de auténtico paladar de dioses; un lugar donde poder comprar interesante moda propia, a bajo precio, y ropa internacional de diseño, a precios europeos; un lugar donde adquirir refinada artesania, de gran belleza plástica y joyeria de plata-oro con fascinante diseño innovador; una tierra mágica donde poder disfrutar del arte iconográfico y, al mismo tiempo, escuchar los célebres cantos ortodoxos y un folklore musical con voces que te conducen a estados misticos sin nombre; una ciudad donde sus calles son distintas, donde puedes ver multitud de mujeres hermosas, altas, delgadas y vestidas a la última moda, pues la mujer búlgara es famosa en todo el mundo por su belleza, pasión y femenidad; un lugar con innumerales símbolos comunistas de los años 50, con esplénidas y olvidadas fachadas austro-húngaras, tranvías amarillos, trolebuses azules, cúpulas doradas y estatuas triunfales que expresan los mas altos valores y episodios del pueblo búlgaro.



Y es que entre sufrimientos y leyendas, tradiciones y proyectos, Sofia arranca vigorosa como la fuerza de un león que desea romper su pasado otomano y comunista y recuperar sus propios signos de identidad; un lugar que, a pesar de su pobreza económica y vejez arquitectónica, es una metrópolis enigmática, sorprendente, que crea en el viajero el glamour de un recuerdo imborrable.

KarlFM.-

No hay comentarios: